miércoles, 30 de noviembre de 2011

Tarta de cumpleaños Toy Story improvisada

Qué puede haber más gratificante que ver la cara de asombro y sorpresa de un niño cuando le pones delante la tarta que le has hecho, con las velas encendidas iluminando su felicidad, y nada más apagarlas de un soplido empieza a comérsela con las manos sin poder esperar a que le sirvas su ración?? Pues yo os contesto: nada!!
No voy a subir ninguna foto del momento por aquello de proteger la intimidad del menor, pero os aseguro que se me caía la baba a cubos! jajajaja

Y pensar que esto empezó con otro proyecto de tarta en mente y que tuve que improvisar el día anterior porque no me habían llegado los ingredientes que necesitaba para poder modelar las figuras que quería hacerle... Pero finalmente, el objetivo de sorprenderle en su 4º cumple y de ponernos morados de tarta se consiguió! ^_^



Os podéis imaginar la situación: más de un mes con la idea en mente, viaje a Madrid, donde podía haber comprado tooooodo lo que me hacía falta, desde cortadores, a estecas, fondant, CMC... un montón de cosas! pero no!! me llevé la maleta más pequeña que tengo y no me cabía nada después de mi primera tarde de compras que estuvo más inclinada a panadería que a pastelería!! Y en sólo 2 días era imposible que me llegase el pedido, así que pensé en qué otros dibujos le vuelven loco y ahí estaba Toy Story y su adorado Buzz Lightyear! Así que en vista de que no podía modelarle yo ningún personaje, me fui corriendo a comprar estos dos muñequitos (que sirvieron de adelanto del regalo para él y su hermano pequeño) e hice lo que pude con la ayuda de mis manitas, un rodillo de madera y un cuchillo bien afilado. (Esto parece MacGyver!! jajaja)

Preparé un bizcocho de vainilla,

un ganache de chocolate con leche para el relleno y la cobertura,






...y después lo cubrí con fondant, aprovechando mis recién adquiridos conocimientos ;) 


Para terminarla, se me ocurrió poner su nombre, a pesar de no tener los cortadores para las letras, pero quién los necesita teniendo un cuchillo afilado y kilos de paciencia? jejeje. Y unas espirales multicolor para el número y el borde de la base de la tarta, que le dieron muchísima vida a esta improvisación, verdad?
No os pongo fotos del proceso en sí, ni de cómo se me quedaron las manos tiñiendo el fondant (algunos laterales de las uñas aún los llevo teñidos de rojo! y mira que los he frotado!!... será sangre? )

Pero de verdad, que el estrés de la improvisación y mi nuevo color de uñas han merecido la pena por ver a mi sobri tan emocionado.


Tarta de cumpleaños Toy Story:

Para el bizcocho de vainilla:
3 huevos (en mi caso pesaron 165g)
165g de harina de todo uso (tamizada)
165g de azúcar
165g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
1 cucharadita y media de levadura química o polvo de hornear (Royal o similar)
2 cucharaditas de extracto natural de vainilla

Precalentamos el horno a 175º y engrasamos el molde con mantequilla y harina espolvoreada, dando unos golpecitos para que caiga la sobrante, o bien usando un spray desmoldante.
Ponemos la mantequilla y el azúcar en el bol de la batidora y lo batimos a velocidad media hasta que esté cremoso y cambie de color, en ése momento agregaremos los huevos, uno a uno, sin añadir el siguiente hasta que el primero esté totalmente integrado. Añadir el extracto de vainilla y cuando esté bien incorporado a la mezcla, añadir la harina mezclada y tamizada junto con la levadura química, a velocidad baja, justo hasta que se mezcle todo bien, sin batir demasiado. Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 35 minutos o hasta que la brocheta salga limpia. Dejamos enfriar 5 minutos en el molde sobre la rejilla y luego desmoldamos y ponemos el bizcocho en la rejilla hasta que se enfríe totalmente. Una vez enfriado, lo envolvemos en papel film y lo dejamos reposar en la nevera unas horas antes de cortar y rellenar, si tenemos tiempo ;)

Para el ganache de chocolate con leche:
250g de chocolate con leche de cobertura, postres, fundir...
280g de nata doble o nata fresca o creme freiche

Se pone el chocolate troceado en un bol, al baño maría y se va removiendo hasta que se derrita totalmente y esté brillante. Se retira del fuego y se espera a que se entibie. Añadimos la nata, que tiene que estar a temperatura ambiente, y la mezclamos con el chocolate sólo hasta que quede una mezcla uniforme.

Recomiendo cortar el bizcocho antes de empezar a preparar el ganache, para que cuando lo tengamos en su punto podamos empezar a rellenar el bizcocho. Le aplicamos un buen montón en el centro y lo vamos alisando hacia los bordes. Cerramos el bizcocho y lo cubrimos comenzando por la parte superior y siguiendo por los laterales (mejor si tenemos un plato giratorio) con una capa fina para tapar imperfecciones, evitar que las migas se suelten y conseguir una buena base para el fondant. Lo dejamos enfriar en la nevera mientras estiramos el fondant. Luego, limpiamos las migas, cubrimos con el fondant y decoramos como mejor nos parezca.

Imaginación al poder!!!

P.D.: Os aconsejo que compréis el fondant de los colores que necesitéis en lugar de poneros a teñirlo porque se pierde bastante tiempo, y se gasta muchísimo colorante si quieres unos colores vivos. ;)






domingo, 27 de noviembre de 2011

Cursos de decoración de tartas con fondant y modelaje... y visita a Cream Bakery, por fin!!!

Madre mía, no sé por dónde empezar!
Como os comenté en la entrada anterior, estuve en Madrid haciendo un par de cursos intensivos, mis primeros cursos con fondant! Y también aproveché el viaje para poder ir a tiendas especializadas en artículos y material de repostería. Pero el broche final, la guinda del pastel, fue poder conocer a Paula, dueña y creadora de Cream Bakery y de tooooodas las maravillas que allí nos ofrece. ^_^

Pero vamos por partes, como diría Jack El Destripador:
Primero os cuento que llegué a Decake y fue como estar en el paraíso repostero! Tienen prácticamente de todo, y no os imagináis lo difícil que es no "pecar"!! Lo malo es que no tuve tiempo ni para poder sacar unas fotos de la tienda... bueno, realmente no tuve tiempo durante los cursos casi ni para sacar fotos de lo que estábamos haciendo! Así que esta entrada no va a estar muy ilustrada :(

El martes hicimos el curso de iniciación a la decoración de tartas con fondant, con Silvia, de La Repostería , que es un encanto y se explica de maravilla! Nos trajeron unos bizcochos precortados (para aprovechar más el tiempo del trabajo con el fondant), los rellenamos en plan rapidito, los cubrimos con mermelada de fresa y comenzamos a trabajar el fondant. ¿Os podéis creer que hasta ése momento NUNCA había ni tocado el fondant? Sobra decir que tuve que coger un trocito y probarlo! jajajaja, y bueno, así sólo no es que me parezca exquisito, pero está bueno, y para decorar y acompañar una buena tarta con su buen relleno, resulta perfecto! Nos enseñó a estirar el fondant, cubrir la tarta e incluso hicimos una figurita de un osito monísimo, y algunas formas con cortadores.


 Este fue el resultado de mi tarta!

He de decir, que por unos problemillas técnicos, sólo dispusimos de fondant blanco, naranja y rosa, y tuvimos que elegir dos colores, pero como lo que se trataba era de aprender las técnicas para trabajarlo, no supuso mucho trastorno.

Como el miércoles me iba de Madrid nada más terminar el curso, y no tenía demasiado tiempo, hice una salvajada dietética y me fui a comer a Cream Bakery, sí sí, a comer cupcakes!! jajaja

Mi menú del día: un impresionante cupcake de oreo y el más increíble red velvet cupcake con cobertura de queso que he probado en mi vida!!!

Ni que decir tiene que es un sitio cuidado al más mínimo detalle, precioso, coqueto y acogedor, y Paula fue un encanto conmigo y estuvimos hablando un buen rato de nuestra afición por los cupcakes :D


Seguí de tiendas, aunque sin fotos, ooooohh!!! Y el miércoles....

Curso de modelaje con Ilsa de la Garza, de Kekos y Kookies! Aprendimos a hacer un papá noel chulísimo y técnicas variadas para modelar el fondant, crear figuras, etc...
Estuvimos tooooda la mañana modelando y así fue más o menos el paso a paso de mi figurita:




Jou, jou, jou, feliz navidad!!!!

Y esto es lo que dieron de sí mis días reposteros por Madrid. En unos días nueva entrada con receta ^_^





domingo, 20 de noviembre de 2011

Mi primer Roscón de Reyes... un poco adelantado

Aquí estoy de nuevo, y muy emocionada con algo bastante sencillo!! ^_^

Un roscón de reyes en noviembre!! :P

Como ya os comenté en la entrada anterior, debido al curso que estoy haciendo, tengo que practicar y hago cositas casi todos los días; algunos horneo, otros busco información, recetas, inspiración en múltiples libros, webs, blogs... en fin, que esto es un no-parar! Y me encanta!! Tengo la cabeza tan llena de ideas que ya he abierto una lista con las "recetas que quiero hacer", y hay de todo! Desde miles de cupcakes, muffins, tartas decoradas, bundt cakes, galletas, croissants, donuts... hasta pizzas, focaccias, empanadas, panes de mil tipos... Necesito días de 30 horas!!!!!!! Eso, o que seáis unos lectores muy fieles para poder contaros todas mis peripecias con las masas porque tengo para rato!! jajajaja

De momento empiezo por contaros que tuve un ejercicio teórico sobre el Roscón de Reyes, y como tuve que hacer una buena investigación buscando recetas, una cosa me llevó a otra, empecé a compararlas, a ver los puntos clave, y a pensar en lo que yo creía que sería una buena receta para un Roscón de Reyes.
Resultado: no me atreví a crear una receta propia para mi primer intento de Roscón de Reyes (pero prometo hacerlo) y terminé por adoptar una receta de mi adorado Ibán Yarza (famoso panadero, responsable del Foro del Pan, traductor de una de las "biblias" del pan, y creador del blog La Memoria del Pan, entre muuuchas de sus labores en pro del buen pan).
Así que, tras ésa reculada de último minuto, preparé los ingredientes (excepto las frutas confitadas, que no puedo con ellas), y me puse manos a la obra. Os aviso, parece muy facilito y simple, y realmente no le vi mucha complicación, peeeero requiere bastante tiempo, y por bastante me refiero a que en mi caso empecé a las 13h y lo saqué del horno a las 17:45h, y durante ése tiempo hay que amasar, estar pendiente de las fermentaciones, darle forma, decorarlo y hornearlo. Pero no os desaniméis, y si tenéis estas navidades unas horas libres en casa, hacedlo que váis a ver qué diferencia con los comprados!!

Roscón fermentado y decorado justo antes de entrar en el horno.

Una vez horneado y enfriado.
Como véis tuve algúnos problemillas con las guindas... grrrrr!! Cuando empezó a subir en el horno, como no las aplasté contra la masa (por miedo a fastidiarla), se iban resbalando algunas y terminaron donde les dio la gana!! Odio las frutas confitadas!!

Pero he de reconocer que de sabor, y textura estaba muy rico. Y que conste que lo dijo mi abuelo (panadero jubilado) y no fue por pasión de abuelo, o eso espero... :P


Tenía pensado haberlo rellenado de nata, pero no me dieron tiempo ni de montar la nata, para cuando me di cuenta ya habían empezado a partirlo y servirlo! jajaja

Roscón de Reyes con prefermento:

(Para unas 6 personas)
70g de prefermento (45g de harina de fuerza, 50g de leche, 1g de levadura fresca o prensada)
50-60g de infusión de leche con piel de limón, naranja, rama de canela, ron y agua de azahar
170g de harina de fuerza
35g de azúcar
7g de levadura fresca
1 huevo
30g de mantequilla
1 y 1/2 cucharaditas de ron
1 cucharadita de agua de azahar
Una pizca de sal
Fruta confitada, guindas, azúcar, almendras laminadas, etc, para decorar.
Huevo batido para pincelar la masa

Para hacer el prefermento sólo tenemos que ponerlos en un bol pequeño y amasar hasta que tengamos una bolita, la cubrimos y dejamos que fermente y doble su volumen (aproximadamente 1 hora, dependiendo de la temperatura ambiente)

Cuando tenemos casi listo el prefermento, hacemos una infusión  con la leche, la piel de los cítricos y la ramita de canela llevándola a ebullición, luego la retiramos del fuego y dejamos que repose durante unos 5 minutos. Añadimos el ron y el agua de azahar y esperamos a que esté tibia.
En otro bol ponemos la harina, el azúcar, la levadura, el huevo y la infusión de leche y el prefermento, empezamos a mezclarlo todo y a amasarlo; al principio se tiene que pegar a los dedos; después de un rato, cuando empieza a estar más homogénea, añadimos la mantequilla y seguimos amasando unos 10 minutos más o hasta que la masa esté suave, brillante y lisa. (También se puede amasar con máquina si no queréis pringaros mucho). La pasamos a un recipiente ligeramente aceitado y la tapamos con un trapo. Esperamos a que doble su volumen. La cogemos con mucho cuidado (se estira muy fácilmente), hacemos un agujero con el dedo en el centro y la vamos girando cogiéndola por el agujero hasta darle la forma del roscón. Lo depositamos en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, la pincelamos con el huevo batido y la dejamos que vuelva a doblar su volumen. Precalentamos el horno a 220-200º con calor arriba y abajo. Pincelamos nuevamente el roscón y le añadimos las frutas confitadas que nos gusten, las almendras y justo antes de meter al horno, el azúcar. Horneamos unos 16 minutos o hasta que al pinchar con la brocheta, ésta salga limpia. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez frío se puede comer tal cual o rellenarlo de nata, trufa, crema... imaginación al poder!! ^_^

A disfrutar!!!

P.D.: Me voy a Madrid de lunes a miércoles a hacer unos cursos de decoración de tartas con fondant y de modelaje en Decake!!!!!!! Qué emoción, qué emoción!!! Creo que no voy a poder dormir este fin de semana por los nervios! Además aprovecharé para ir a tiendas  de material especializado y a probar un montón de cupcakes!! Tengo la sensación de que la Navidad se ha adelantado para mí este año! :D






jueves, 17 de noviembre de 2011

Magdalenas de vainilla

Los que me conocéis y tenemos contacto habitualmente, ya sabéis que estoy haciendo un curso de pastelería y panadería y que estoy emocionadísima con este tema. Los que no lo sabíais, pues ya sabéis algo más sobre mí, jeje. ;)


Como os podréis imaginar, porque pasa en cualquier afición o profesión, hace falta muuuucha práctica para poder dominar cualquier técnica, así que aquí estoy yo, hornea que te hornea recetas de lo más variado que van cayendo en mis manos.


Y no sé si a vosotros os pasará con algún plato o dulce en concreto, pero a mí las magdalenas me intrigan sobremanera. No lograba entender cómo una misma cosa, las magdalenas, pueden tener tantas versiones como personas las hacen y cambiar tanto de una panadería o pastelería a otra (en las industriales ya no entro porque son prácticamente la misma receta con más o menos conservantes y aditivos varios).
Sí, ya sé que cualquier plato cambia según el cocinero, pero lo de las magdalenas es impresionante!! Y más impresionante es que, por lo general, cada persona tiene un sabor y textura de lo que considera "su" magdalena perfecta grabada en la memoria.
Personalmente, aún no he dado con "mi" magdalena perfecta, pero ésta receta que os traigo hoy se aproxima bastante a ése soñado concepto; y como me ha llevado probar con muchas recetas e investigar con los resultados que iba obteniendo, quería compartirla con vosotros para que las probéis y me podáis decir si ésta es la magdalena perfecta para alguno de vosotros.


Magdalenas de vainilla:

(Para 18 unidades)
215g de harina de todo uso
215g de aceite de oliva suave
215g de azúcar blanquilla
4 huevos L (los que yo usé pesaban unos 217g)
60g de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla natural
1 pizca de sal
20g de levadura química o polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato sódico

Tamizar la harina junto con la levadura química, el bicarbonato y la sal. Reservar. En un vasito poner la leche junto con la vainilla y reservar. En un bol grande mezclar el azúcar con los huevos y la mezcla de leche y vainilla con la batidora de varillas durante unos 5 - 7 minutos para que cojan aire y se espumen. Añadir el aceite y mezclar justo lo necesario para que se incorpore. Agregar la mezcla de la harina tamizada y batir hasta que todos los ingredientes estén integrados. Tapar con un film transparente y meter en la nevera durante unas 12 horas ( o toda la noche si hacéis la masa por la tarde-noche). Precalentar el horno a 230ºC con calor arriba y abajo. Poner los papelillos para magdalenas en los moldes y rellenar con la masa (que acabaremos de sacar de la nevera) hasta 2/3 de su capacidad, meter rápidamente al horno que habremos bajado a 220ºC durante 20 minutos aproximadamente (esto depende del horno), o hasta que la brocheta salga limpia. Yo les pongo un pellizco de azúcar en un lado de la superficie justo antes de hornear porque me gusta encontrar luego el azúcar en la superficie de la magdalena. Sacar del molde inmediatamente y dejar enfriar sobre una rejilla. Conservar en un recipiente hermético una vez que se han enfriado.

Bon appétit !

P.D.: Os adelanto que, aunque fuera de la fecha propia del postre, la próxima entrada será un Roscón de Reyes, que tengo que practicar!! :P

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Minihogaza de pan de candeal

No sé a vosotros, pero a mí el pan me encanta!
Puedo no hacerlo tan a menudo como me gustaría, pero el pan casero es algo que me resulta casi mágico! Y la sensación que se tiene al amasar me lleva directa a mi infancia, cuando jugábamos con la plastilina, la arena, el barro... enguarrarse pero bien, diversión asegurada!
Y ése olor de la harina al mezclarla con el agua... mmmmm! No sé si lo habéis experimentado alguna vez pero os lo recomiendo sin ninguna duda! Coged la harina, el agua, la levadura, la sal, lavaos las manos y a disfrutar!
Os decía que me parece mágico porque a partir de unos ingredientes tan básicos, se consigue al final un producto con tantas variedades como te permita la imaginación y tu propia pericia. Y, al menos en mi caso, un orgullo como con pocas cosas en la cocina. Ésa fue la sensación que tuve al hacer mi primer pan: orgullo sin límite! ^_^
Y eso era precisamente lo que necesitaba sentir ayer. Además de tener unas ganas tremendas de hornear! Así que me puse manos a la obra por la tarde, y en unas horitas hice una mini-hogaza para la cena, que estaba deliciosa (aunque quede mal que lo diga yo misma...) y dejó toda la casa con un olor fantástico.

Y como no sólo de cupcakes, tartas y demás dulces tentaciones vive el hombre, aquí os traigo la receta de este pan de candeal para que os animéis a hacer vuestro propio pan en casa. Merece la pena y mucho, de verdad!




Al ver el corte, y ya salibando no me quedó más remedio que pensar en algo para cenar que tuviese el pan como base...

Y como, casualmente, una tía nos había regalado un salchichón ibérico buenísimo, las ideas se unieron y....

Tacháaaaaaaaaan!!!!
Tostas con aceite y tomate, salchichón y camembert



Minihogaza de pan de candeal:

200g de harina de trigo candeal (o cualquier harina de fuerza, de las de panadería)
120g de agua tibia
2g de levadura prensada (suele estar en los refrigerados en el súper, cerca de la mantequilla)
1/2 cucharadita de sal (o menos, eso ya según gustos)

Ponemos la harina en un bol grande. En otro recipiente calentamos un poquito el agua, lo justo para que esté tibia y deshacemos en ella la levadura. Añadimos la sal a la harina, la mezclamos y luego agregamos el agua con la levadura disuelta. Amasamos esta mezcla en el bol, sin miedo, hasta que se separe de las paredes del bol. Nos quitamos los restos de los dedos, que os aseguro que se os quedarán pegotes ;), extendemos un poquitín de aceite por la encimera y seguimos amasando hasta que quede una masa suave y elástica (unos 15 minutos aproximadamente). Limpiamos el bol anterior, lo aceitamos por todo un poquito para que la masa no se pegue y ponemos la masa, a la que hemos dado forma de bola, dentro para que fermente. Es conveniente taparlo con un trapo, film transparente o su tapa para que no le caiga nada a la masa. Esperamos a que doble su volumen. Este tiempo dependerá de la temperatura de la habitación, cuanto más frío más tiempo tarda. En este punto tenemos que tener el horno precalentado a unos 220º con calor arriba y abajo. Podemos entonces pasar la pieza a la bandeja del horno, sobre un papel de hornear, o volver a volcarla en la mesa, deshincharla un poco, volverle a dar forma de bola y que vuelva a duplicar su volumen, es decir, una segunda fermentación. Yo lo hago, aunque lleva mucho más tiempo porque el pan luego es mucho más suave y digestivo y también gana en sabor a cereal; pero cada maestrillo tiene su librillo y como el tiempo a veces juega en nuestra contra, hay quienes prefieren que sólo tenga una fermentación.
Horneamos los primeros 10 minutos a 220º y otros 15 o 20 minutos a 200º. Sabremos que el pan está hecho porque al golpear la suela con un dedo suena a hueco.
Lo dejamos enfriar sobre una rejilla y a comer!!

Buen provecho!!
Vero.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Primera entrada y cupcakes de chocolate con pasas al ron y buttercream de vainilla y cerezas

Por fin!!!
Aquí estoy escribiendo la primera entrada de mi blog, en el que tanto he pensado, pero que por una cosa o por otra no comenzaba nunca... por vergüenza, seguramente!  Así que hoy, después de llevar varios días dándole vueltas a la cabeza sobre el regalo que quería hacerle a mi madre, y digo hacer de confeccionar, me he puesto manos a la obra y desde mi ordenador me lanzo a la blogger-piscina!

Para los que me conocéis, y sabéis la pasión que vengo teniendo este último año por las masas, no os sorprenderá ver esta entrada; para los que habéis llegado aquí de casualidad, os invito a que os quedéis un ratito y veáis la idea general de lo que espero que sea un blog donde poder expresar mi creatividad y obsesión por las masas! Sea cual sea el camino que os ha traído hasta aquí, bienvenidos!!!

6 de noviembre, el cumpleaños de mi madre. Este último año ha sido un año muy especial en mi relación con mi madre. Tal vez porque con el paso del tiempo se van viendo ciertas cosas de un modo más parecido, o simplemente porque tienen lugar acontecimientos que hacen que te des cuenta del gran apoyo que tienes en ella. En cualquier caso, esta primera entrada se la quiero dedicar a ella como agradecimiento por tantas horas de conversación, escucha y por estar siempre ahí.

No me quiero enrollar, que esto no es un diario, y seguro que alguno ya se estaba durmiendo, eh?  Así que ahí va la receta de los cupcakes que le he horneado con motivo de su veintitantos cumpleaños ;). Espero que os gusten!! 
La receta está adaptada a partir de la receta para 4 cupcakes de Alma (Objetivo: cupcake perfecto) , aunque con alguna variación personal, que al final es de lo que se trata, probar, probar y probar... y acertar alguna vez! jajaja.


Dadme tiempo para cogerle el truquillo a esto de la composición de las entradas con fotos, vale?

Ni que decir tiene, que esta receta es sólo para adultos... que luego no quiero que digáis que no os he avisado: ojo con los peques, lleva alcohol!



Y así iba quedando el montaje de la cesta de rosas...


Después de un ratito y muuuuuuucho cuidado para no cargarme las rosas y las mariposas que tanto me había costado hacer, por fin llegamos al resultado final:

Cesta de cupcakes de rosas!!!!

No os puedo describir la cara de mi madre cuando la ha visto, pero ha sido una mezcla de emoción, felicidad y asombro impresionante! No se imaginaba nada!!

Os animo a que probéis a hacerlos, están de muerteeee!!


Cupcakes de chocolate con pasas al ron:

Receta (para 12 cupcakes):

120g de harina de todo uso
2 y 1/2 cucharadas de cacao en polvo Valor sin azúcar (no vale Nesquick ni Cola-cao)
1 cucharadita de polvo de hornear o levadura química (tipo Royal, Dr. Oetcker...)
150g de azúcar blanquilla
120g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
2 huevos (a temperatura ambiente)
2 cucharaditas de extracto de vainilla mexicana (he usado esta porque la traje de un viaje reciente y es increíble!)
30 ml de leche
medio vaso de ron añejo templado (cuanto mejor sea el ron, mejor sabrán los cupcakes)
un puñadito de uvas pasas

Calentamos medio vaso de ron, añadimos las pasas y las dejamos para que se hidraten y absorban el ron durante una media hora o hasta que veamos que se hinchan.
Colocamos los capacitos de papel en el molde de cupcakes y precalentamos el horno a  160º.
Preparamos los ingredientes de forma que tengamos, por un lado los ingredientes secos, tamizados y mezclados: la harina, el polvo de hornear y el cacao en polvo; por otro, en un vasito mezclamos los líquidos: la leche, el ron y el extracto de vainilla; y los reservamos. En el bol de la batidora ponemos la mantequilla y el azúcar y lo batimos hasta que queda con una textura cremosa y cambia de color (blanquea), entonces añadimos los huevos un poco batidos, y uno a uno hasta que se integran con la mezcla de la mantequilla y el azúcar. Hasta que el primer huevo no se ha integrado, no añadimos el siguiente. Cuando ya están mezclados, vamos añadiendo la mezcla de la harina con la levadura y el cacao que teníamos reservada (y tamizada), y por último agregamos la mezcla de los líquidos (leche, ron y vainilla), justo hasta que se ha mezclado todo bien, pero sin pasarse de batir. Añadimos las pasas, que hemos sacado del ron, y las mezclamos en la masa para que se distribuyan por ella.
Rellenamos los capacitos de cupcakes hasta la mitad o un poquito más (nunca más de 2/3 de su capacidad). Los horneamos a media altura durante aproximadamente 20-25 minutos, o hasta que al pincharlos en el centro con una brocheta, ésta salga limpia. Los dejamos enfriar en el molde 5 minutos y después los trasladamos a la rejilla para que terminen de enfriarse.

Buttercream de vainilla mexicana con ron añejo y cerezas:

400g de azúcar glas tamizada
250g de mantequilla sin azúcar a temperatura ambiente
2 cucharaditas de extracto de vainilla mexicana
3 cucharaditas de mermelada de cereza negra
4 cucharaditas de leche entera
3 cucharaditas de ron añejo

Ponemos en el bol de la batidora la mantequilla, el azúcar glas tamizada (es muy importante para que no quede grumoso el buttercream), y el resto de los ingredientes. Batimos con las varillas a velocidad baja durante 1 minuto y a velocidad media durante otros 4 o 5 minutos más, o hasta ver que ha quedado una mezcla cremosa, uniforme y consistente.

Para decorar estos cupcakes de rosas, he dividido el buttercream en 2, y he teñido una parte con una mezcla de naranja, blanco brillante y rosa profundo, de Americolor soft gel paste (basta con una gotita o dos de cada color) y la otra mitad con 2 gotitas de violeta. Si queréis, os puedo dar los números de los colorantes. Estos los compré en Megasilvita (como casi todo mi material) y son del "student kit" de 12 colores. He utilizado la boquilla 1M de Wilton para hacer las rosas, después de haber nivelado los cupcakes con una capita de buttercream con la espátula.

Pues eso es todo!!! A disfrutar de estos deliciosos y alegres cupcakes!!!!!!

Feliz cumpleaños, mamá!!!

Vero.