domingo, 29 de enero de 2012

Tarta de limón-limón

Ya sé que todo el mundo en sus blogs reposteros está con el tema de San Valentín a vueltas, y aunque yo estoy preparando las próximas entradas con ésa temática, tenía que enseñaros el resultado de la última práctica que he tenido que hacer para mi curso de panadería y pastelería de la Cátedra Ferrán Adriá, que me estoy sacando, como ya os había comentado. La propuesta del profesor de pastelería, a la vuelta de vacaciones de navidad ha sido crear una tarta de limón con masa quebrada como base. Y aquí está la mía:

Tarta de limón-limón!

De limón-limón porque tiene un gusto a limón natural, ácido y a la vez dulce impresionante! Y no os podéis imaginar el olor tan increíble que invade la cocina mientras la preparas! :)


Así que, a pesar de algunos defectillos en el aspecto de la masa quebrada (no tenía ni bolitas de porcelana, ni garbanzos ni nada que poder ponerle como peso a la masa para que las paredes no se viniesen abajo...la próxima vez me aseguraré de tenerlos antes de empezar la receta, os lo aseguro!), como primera toma de contacto con éste tipo de masa, estoy bastante contenta.



Os dejo con éste pequeño inciso ácido para que se rebaje un poco el exceso de dulzor propio de estas románticas fechas.



Tarta de limón-limón:

Para la masa quebrada:
125g de mantequilla sin sal (blanda)
250g de harina de fuerza (tamizada)
2 huevos
100g de azúcar glass
ralladura de un limón
garbanzos secos o bolitas de cerámica

En un bol grande ponemos la harina tamizada, haciendo un volcán, y en el centro echamos el azúcar, los huevos, la mantequilla y la ralladura de limón. Mezclamos bien los ingredientes, primero en el bol y luego amasamos sólo un poco, hasta que se mezclen del todo, en la mesa de trabajo. Formamos una bola, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar en el frigorífico 2 horas. Después la estiramos con el rodillo hasta que tenga unos 4milímetros de espesor y forramos con ella un molde bajo para este tipo de tarta, que previamente habremos untado con mantequilla. Hacemos presión sobre la masa en las paredes, cortamos el sobrante y llenamos con los garbanzos o las bolas cerámicas para que las paredes no se vengan abajo (como me pasó a mí... ). Horneamos a 180-190ºC durante unos 20 minutos.

Para el relleno:
3 huevos
3 hojas de gelatina
el zumo de 1 limón y medio y su ralladura.
300g de azúcar blanquilla
125g de mantequilla sin azúcar.

Ponemos en un bol, al baño maría todos los ingredientes, excepto las hojas de gelatina, que las tendremos unos 5-10 minutos a remojo en agua fría. Mezclamos bien todos los ingredientes con la varilla y cuando estén todos disueltos retiramos el cazo del fuego, quitamos el bol del baño maría y agregamos las hojas de gelatina escurridas. Seguimos batiendo hasta que se disuelvan, y hasta que espese un poco. Dejamos entibiar y luego rellenamos la masa quebrada que tenemos ya preparada con ella. Ponemos a enfriar en el frigorífico para que cuaje el relleno.

Podemos decorar con un glaseado de azúcar y unas rodajas de limón glaseadas o lo que se nos ocurra.


Espero que os guste!
Vero.

P.D.: el lunes llega mi Kitchen Aid !!!! No os podéis imaginar lo emocionada que estoy después de la larga espera!! Prometo presentarla formalmente ;P



lunes, 23 de enero de 2012

Tarta Bob Esponja y Patricio piratas: otro cumple!!

Parece imposible que pudiese haber más cumpleaños este mes, verdad? Pues sí, el de Adriel, el hijo de unos amigos que cumplía ya 3 añitos!; y allí que me puse a hacerle su tarta! :)

Tarta de Bob Esponja y Patricio piratas!!!

Como a éstas edades aún no les gustan los sabores raros y lo que más disfrutan son las cosas sencillas, la tarta en sí ha sido simple pero sabrosa: bizcocho de vainilla relleno de ganache de chocolate con leche. La receta es la misma que utilicé en la tarta de Toy Story, pero utilizando 4 huevos, con lo que las cantidades del resto de ingredientes aumentan y el bizcocho es más grueso. El relleno también fue similar al de ésa tarta: un ganache de chocolate con leche, con lo que no tendréis problemas para reproducirlo, si ya lo habéis hecho ;)



Ésta era la segunda vez (después del curso que hice en Madrid) que modelaba figuras con fondant, sin moldes y sin conocer mucho a los personajes; además, el barco fue toda una odisea ya que tuve que dibujarlo por piezas, cortarlas, ensamblar, rezar para que no se viniese abajo... toda una aventura, vaya!!, que tuvo un final de lo más agradable cuando vi a Adriel abalanzarse directo a coger el barco pirata nada más ver la tarta! jajaja.
Sobre Bob Esponja y Patricio... puff, pues decir que parecen mucho más simples de lo que me resultó luego sacar sus caras; pero será que no estoy muy familiarizada con ellos... o que no tengo casi experiencia modelando... Habrá que seguir practicando para mejorar! :)



Tarta Bob Esponja y Patricio piratas:

Bizcocho de vainilla 4/4:
4 huevos L pesados sin cáscara
El mismo peso de harina (tamizada)
El mismo peso de azúcar blanquilla
El mismo peso de mantequilla (a temperatura ambiente)
1 cucharada de extracto de vainilla
1 sobre de levadura química o polvo de hornear (tipo Royal)

Precalentar el horno a 170ºC. Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso y luego añadir los huevos uno a uno hasta que estén bien incorporados. Posteriormente agregaremos la harina junto con la levadura química tamizadas, sólo hasta incorporar, y por último el extracto de vainilla.
Hornear durante aproximadamente 50 minutos o hasta que la brocheta salga limpia. Dejar enfriar sobre la rejilla, en el molde durante 10 minutos, después desmoldar y dejar que se atempere totalmente sobre la rejilla. Guardar en film transparente en la nevera durante toda la noche para que se asiente la miga y el sabor. Al día siguiente nivelar y cortar en las capas que queramos.

Ganache de chocolate con leche:
250g de chocolate con leche cortado en trocitos
280g de nata fresca espesa (yo la compro en Mercadona)

Deshacer el chocolate con leche al baño maría hasta que tengamos un chocolate fundido, cremoso y brillante. Retirar del fuego, esperar un poco y añadir la nata hasta que quede una mezcla homogénea.

Rellenaremos el bizcocho con el ganache y lo cubriremos con una fina capa para que se pegue el fondant. La decoración con fondant ya os la dejo a vuestra imaginación.

No os aburro más por hoy! Hasta la próxima entrada, piratas!!
Vero.

miércoles, 18 de enero de 2012

Cookies de avena, chocolate y crema de cacahuete... sin hornear!!!

Habéis leído bien: Sin hornear!



Hace algún tiempo estuve viendo recetas de cookies en algunos blogs americanos, que para algo son los reyes de las cookies, y en algún sitio recóndito de mi cerebro debió quedar guardada la idea de hacer esta receta por varios motivos: me encantaban los ingredientes, y me pareció muy fácil para cuando "necesitas" algo dulce y no tienes tiempo. ;)


Así que me vi en el súper presa total de un antojo de estas cookies, comprando copos de avena y crema de cacahuete... el resto de los ingredientes ya los tenía. jejeje
Siguió pasando el día, y yo venga a pensar en las dichosas cookies y sin tiempo para hacerlas... así que al final, casi la 1 de la madrugada me puse a hacer las dichosas galletitas!! jajajaja
Creéis que estoy volviéndome loca? Si así fuese, creo que ya no tiene remedio, porque me parecieron tan ricas que ya estoy pensando en la siguiente receta de cookies, pero esta vez con un poquito más de trabajo, que hay que hornearlas ;)

 




Pues aquí os dejo la receta de mi última locura-antojo de la semana. Espero que os gusten y que las hagáis, que esta vez no hay excusa, ni de tiempo, ni de conocimientos de repostería ni de nada!! ;)



Cookies de avena, chocolate y crema de cacahuete sin hornear:
(Receta adaptada de Brown Eyed Baker)

1/4 de taza de mantequilla sin sal
1 taza de azúcar blanquilla
1/4 de taza de leche
2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (Valor o similiar)
1/4 de taza de crema o mantequilla de cacahuete
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza y media de copos de avena

Ponemos la mantequilla sin sal, el azúcar, la leche y el cacao en polvo en un cazo y lo llevamos a ebullición mientras removemos para que se disuelva el azúcar y se mezcle todo bien. Lo dejamos hirviendo y removiendo durante 1 minuto.
Lo retiramos del fuego y añadimos la crema de cacahuete y la vainilla, removemos hasta que esté cremoso y luego añadimos los copos de avena y seguimos removiendo hasta que estén bien integrados.
Tendremos preparado papel encerado, del de hornear, sobre la encimera de la cocina o una mesa. Vamos cogiendo masa con un par de cucharas y ponemos montoncitos, dándoles forma de galleta según los vamos poniendo encima del papel. Los dejamos enfriar durante una media hora hasta que estén firmes y...  tachan!!! galletas listas para comer!!

Se conservan perfectamente a temperatura ambiente en un tupper durante una semana, pero os aseguro que no van a durar tanto... jejeje.

Por cierto, con estas cantidades, a mí me salieron 15 galletas tirando a grandecitas.

Besines y buen provecho!
Vero.




domingo, 15 de enero de 2012

Tarta del Monstruo de las Galletas!!

Ayer mi prima pequeña cumplía 8 añitos, y cuando los días anteriores estaba pensando en qué tarta le iba a hacer, con la mente puesta en tonos rosas, princesitas, castillos y ésas cosas con las que yo creía que soñaba mi adorada primita, van los Reyes Magos y le traen una Monster High (una especie de Barbie convertida en monstruito pijo, para l@s poc@s que no sepáis de qué se trata).
No os podéis imaginar su reacción!, estaba exultante al verse poseedora de una de ésas monstruitas tan cotizadas! Y tras confesarme que su color favorito ahora es el azul, mi idea del mundo de color rosa se vino abajo. :(
Necesitaba una idea azul y monstruosa... conclusión: El Monstruo de las Galletas!!!



Como ya había hecho a este tragón monstruito en formato cupcake, la técnica la tenía controlada, pero quería cambiar los sabores y ver si la boquilla (nº233 de Wilton) que se usa para hacer el pelo funcionaba igual de bien con swiss meringue buttercream de chocolate blanco, que con el buttercream de vainilla. Resultado del experimento: perfecto!! Os confirmo que la textura de la crema de merengue suizo es apta para estas creaciones. :)

Aquí tenéis un primer plano de la textura del pelo.

Y como no podía ser de otro modo siendo una tarta para la golosa de mi primita, el sabor tenía que ser chocolate; pero todo chocolate, no el relleno o el bizcocho... no, no! Todo!!






Dos capas de bizcocho de chocolate rellenas de crema de merengue suizo de chocolate puro, cubierta (el pelo) con crema de merengue suizo de chocolate blanco... y como colofón final, un montón de mini-oreos!!!! ^_^
Si no te va mucho el chocolate, decididamente ésta no es tu tarta, pero si lo adoras (como es mi caso), querrás comértela entera!! jajajaja

Me encanta el corte! Creo que es la primera vez que me queda la capa de relleno tan uniforme!!
El bizcocho quedó muy esponjoso y el relleno le dio una jugosidad maravillosa!

La próxima vez que la haga intentaré hacer 3 capas de bizcocho, a ver qué tal queda... jejeje.

A mi primita le encantó; casi tanto como la segunda Monster High (la de esta vez con el pelo azul ;) ) que le regalaron.



Tarta del Monstruo de las Galletas:

Para el bizcocho de chocolate:
3 huevos L pesados sin cáscara
el mismo peso de harina de repostería
el mismo peso de azúcar
el mismo peso de margarina
12g de levadura química o polvo de hornear (tipo Royal)
1/4 de cucharadita de sal
3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
1 cucharadita de extracto de vainilla.

Precalentar el horno a unos 175º. Engrasar y enharinar o cubrir de spray desmoldante un molde de unos 15cm, o dos, si los tenemos. Tamizar la harina junto con la levadura química, la sal y el cacao en polvo y reservar.
Batir, a velocidad media, la margarina con el azúcar hasta que blanquee y quede una mezcla homogénea y cremosa. Añadir los huevos, uno a uno; no añadir el siguiente hasta que el anterior se haya incorporado totalmente. Añadir la vainilla. Agregar la mezcla tamizada de la harina y batir justo hasta que se haya incorporado bien, a velocidad baja.
Verter la masa en el molde, y si tenemos dos moldes, echar la misma cantidad de masa en cada uno, procurando siempre, alisar la superficie con una espátula de silicona.
Hornear durante 45 minutos, o hasta que la brocheta salga limpia. Si son dos moldes, tendréis que calcular el tiempo de cocción, que será menor.
Una vez horneado el bizcocho, dejar reposar en el molde, sobre la rejilla 10 minutos y después desmoldar y dejar enfriar sobre la rejilla por completo. Una vez que esté totalmente frío, envolverlo en papel film y meterlo en la nevera toda la noche, para que se asiente la miga.

Para el swiss meringue buttercream de chocolate (o crema de merengue suizo):
9 claras pasteurizadas (las podéis encontrar en Mercadona)
350g de azúcar blanquilla
530g de mantequilla (a temperatura ambiente)
1 y 1/2 cucharadas de chocolate en polvo sin azúcar
125g de chocolate blanco de cobertura.

Para la decoración del Monstruo:
Colorante azul en gel o pasta (yo uso Americolor)
Boquilla nº233 de Wilton (para césped y/o pelo)
Un poco de fondant blanco
Rotulador negro comestible

Calentamos las claras y el azúcar al baño maría, removiendo con la varilla para que el azúcar se disuelva totalmente, sin dejar que hierva el agua para que no se nos queme. Nos costará unos 4-5 minutos a unos 60ºC. Si no tenemos termómetro específico de cocina, ése punto lo alcanza cuando al meter el dedo podamos aguantar el calor sin quemarnos y notemos que los gránulos del azúcar se han disuelto. Retiramos del fuego y montamos hasta obtener un merengue blanco y brillante, que haga picos. Si durante el proceso no se ha enfriado el merengue, esperaremos a que lo haga (no se baja), lo pasaremos con cuidado al bol de la batidora e iremos añadiendo la mantequilla (cortada en cubitos) poco a poco a velocidad media-alta. Cuando ya tenemos toda la mantequilla añadida seguiremos batiendo y pasaremos el momento crítico en el que parece que se corta. Tranquilas, que pasa y vuelve a montar y a coger una textura cremosa y uniforme. Cuando lo tenemos en éste punto, dividimos la crema de merengue suizo en dos partes, a una le agregamos el cacao en  polvo batiendo un poco más hasta que se incorpore.
Para la de chocolate blanco, derretiremos el chocolate al microondas (potencia baja) a intérvalos de 30 segundos, vamos sacándolo y removiendo hasta que esté totalmente derretido y brillante; esperamos a que esté tibio y lo agregaremos a la otra mitad de swiss meringue buttercream, batiendo hasta que esté incorporado.
Como no necesitaremos toda esta cantidad para hacer la cara del monstruo de las galletas, teñiremos con colorante en gel azul (yo uso de la marca Americolor) una parte, para poder guardar el resto sin teñir, si es que no lo necesitamos. La podemos poner en un tupper y guardarla en la nevera o congelarla; cuando la necesitemos, la dejaremos a temperatura ambiente hasta que se ablande de nuevo y volveremos a batirla hasta que coja su consistencia inicial.

Para hacer la tarta nivelaremos el bizcocho, lo cortaremos en dos capas, dejando la más bonita para la parte de arriba, rellenaremos con la cantidad que nos apetezca del swiss meringue buttercream de chocolate puro, nivelamos el relleno y tapamos con la otra capa de bizcocho. Recubrimos los laterales con una fina capa de ésta crema de merengue suizo, y la parte superior con otra de chocolate blanco. Lo dejamos reposar en la nevera al menos media hora. Después añadiremos una nueva capa en los laterales (si nos gusta con más crema) o comenzaremos directamente a hacer el pelo del Monstruo de las galletas llenando una manga pastelera, preparada con la boquilla 233, del swiss meringue buttercream que hemos teñido de azul. comenzaremos desde lo que sería la barbilla del monstruo y vamos rellenando hacia arriba y en la misma dirección todo el tiempo.
Para terminarlo le haremos los ojos con fondant blanco pintando las pupilas con rotulador negro comestible, o usando ojos de gominola... aquí ya entra en juego la imaginación y los materiales de los que dispongamos.
Para la boca se pueden usar las galletas oreo mini, que he usado yo, o también chips ahoy.

Espero que os guste y que lo pongáis en práctica para algún cumple!
Vero.




sábado, 7 de enero de 2012

Cupcakes de Roscón y Roscón de Reyes tradicional

Desde que hice mi primer roscón de reyes, para ir ensayando y ver si me veía capaz de meterme en semejante berenjenal para el día de Reyes, le estuve dando muchas vueltas a la idea de hacer una versión 2.0 del Roscón tradicional, y para variar, pensaba en cupcakes hechos con masa de roscón de reyes... qué raro, verdad? yo intentando adaptar una receta para convertirla en un cupcake! jajaja No tengo remedio!!

Pues lo conseguí: Cupcakes de Roscón de Reyes!!!

Cuando se lo explicaba a mi madre, no lo visualizaba: "Cómo vas a hacer un roscón sin agujero??"... Hasta que los vio terminados! Le encantaron!!! Bueno, a ella y a todos los que les llevé unos cuantos.


El comentario general ha sido que son "monísimos" y de un tamaño perfecto para quitarte el gusanillo pero sin empacharte. Así que estoy feliz !! Mi objetivo, que era ése precisamente, se ha cumplido !!! 


Así estaba la masa antes de la segunda fermentación.


Pero como tampoco podía dejar de hacer el Roscón tradicional y ya que estaba metida en harina, me puse a hacer otra masa con sus correspondientes fermentaciones, formado y horneado, para llevárselo a mis abuelos, que también son más tradicionales, como es lógico. ;)

La masa, una vez formada, antes de que empezase a convertirse en el Increíble Hulk :P

 
El Increíble Hulk, hasta con algún toque verde y todo!! jajajaja

Roscón de Reyes:
La receta es exactamente la misma que hice en la entrada de mi primer roscón de reyes, pero duplicando las cantidades, ya que esta vez necesitaba que fuese mucho más grande. Hice una masa con el doble de la receta anterior para cada cosa: una para el roscón tradicional y otra para los cupcakes de roscón. Para los cupcakes, tras la primera fermentación, dividí la masa en 24 porciones y les di forma de bolita, las deposité en los papelillos y las dejé fermentar hasta que casi doblaron el volumen, y luego al horno con ellos!
Para poder rellenarlos (como ha sido el caso esta vez), hay que dejarlos enfriar por completo, cortar por la mitad y ponerle el relleno que elijáis. En mi caso monté una cantidad industrial de nata y los rellené con ella.

Espero que hayáis sido buenos y que los Reyes os hayan traído muchos regalitos y que os animéis a probarlo, aunque ya sea fuera de fecha, que está buenísimo!!!
Vero.



 

jueves, 5 de enero de 2012

La tarta de mi cumpleaños: Red velvet layer cake :)

Ya me ha caído un año más!! jejeje Pero lo mejor es que me ha sentado de cine! Tengo muy buenas vibraciones para este recién estrenado año, y ésa es una de las mejores sensaciones porque te hace estar totalmente motivada, ilusionada y feliz!!! :D 

Llevaba ya mucho tiempo queriendo hacer un red velvet, pero no de cualquier forma, quería hacer un red velvet layer cake, o sea, una tarta de varios pisos de "terciopelo rojo". La cuestión era que habitualmente este tipo de tarta va rellena y cubierta de un frosting de queso, y también me apetecía trabajar con fondant para ir practicando las nuevas técnicas que he ido aprendiendo en los cursos a los que he ido. Solución: rellenar las capas del red velvet con la crema de queso y cubrir y decorar la tarta con fondant!! No sé si será un sacrilegio repostero, pero era lo que me apetecía y al fin y al cabo, era mi tarta de cumpleaños, no?




Además, quería volver a hacer rosas de las que aprendí a hacer con Alma para que no se me olvidase a la primera de cambio. Así que lo hice, y vaya que si lo hice!! Añadí más capas de pétalos a cada una de las rosas en plena enajenación mental transitoria por el maravilloso olor del fondant (a mí el que más me gusta es el de la marca Ballina)!!! Tardé más de una hora en hacer cada rosa, pero mereció la pena, verdad?


Por cierto, que con las prisas de Nochevieja no os conté lo bien que me lo pasé en los talleres de Alma; fue genial, Alma es un encanto y nos enseñó un montón de técnicas, y su madre... qué decir de ésa superpinche? es maravillosa y muy atenta con todas. Fue un verdadero placer estar todo el día con ellas.

Bueno, a lo que vamos, que me pierdo en el mundo de los detalles! Finalmente hice mi Red velvet layer cake cubierto con fondant y adornado con rosas y copos de nieve porque sigo reivindicando que nieve! jajajaja













Y aquí está el resultado de mi primer Red Velvet layer cake!!!!
Alguien quiere un trocito? ;)




Aunque he de contar que mi madre y mis amigos dieron buena cuenta de la tarta y no quedaron ni las migas!! ^_^

Gracias a todos por hacerme pasar un día magnífico!!

P.D.: Isma (mi marido) me ha regalado un libro de galletas y otro de tartas, así que os podéis ir haciendo un agujero nuevo en el cinturón! jajajaja Además, mi Kitchenaid está ya encargada a los Reyes Magos!! ;)

Red Velvet layer cake con fosting de crema de queso:

Para el bizcocho Red Velvet:
Como era mi primer Red Velvet, recurrí a mi fuente de inspiración para los bizcochos: Bea, de "El Rincón de Bea", así que excepto la cantidad de cacao, de vainilla, de buttermilk y de colorante que las modifiqué, el resto es su receta paso a paso. Os aseguro que es un éxito asegurado. Gracias, Bea por todas tus recetas y consejos!!!

280g de harina de repostería
20g de cacao en polvo (sigo usando Valor sin azúcar añadido)
1 cucharadita de levadura química o polvo de hornear (Royal o similar)
1/4 de cucharadita de sal
125g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
275g de azúcar blanquilla
2 huevos L
275 ml de buttemilk (lo encuentro normalmente en Alcampo)
1 cucharada de colorante rojo en gel ( ahora uso Americolor, pero Sugarflair también es muy bueno)
1 cucharadita de vinagre blanco
1 y 1/2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Precalentar el horno a 165-175º (según el horno). Engrasar un molde de 20cm.
Tamizar la harina junto con la levadura química, el bicarbonato, el cacao y la sal y reservar. Mezclar el buttermilk con el vinagre, la vainilla y el colorante rojo y reservar. Batir la mantequilla con el azúcar hasta que se forme una crema más clara (blanquee), añadir los huevos, uno a uno; hasta que no se integre el primero, no añadir el siguiente. Una vez que tengamos bien cremosa la mezcla, añadiremos un tercio de la mezcla de la harina, luego la mitad de la mezcla del buttermilk, después otro tercio de la de harina, la otra mitad del líquido y terminaremos con el tercio restante de los ingredientes secos.
Echar la masa en el molde que teníamos engrasado, alisar la superficie y hornear durante aproximadamente 55 min. o hasta que al pinchar con una brocheta, salga limpia. Dejar el molde sobre la rejilla 10 minutos y después desmoldar y dejar enfriar el bizcocho por completo. Luego lo envolvemos en film transparente y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente para que sea más fácil cortarlos y esté más asentada la miga.
Cortaremos el bizcocho en 2 o 3 capas en función de los pisos que queramos hacer. 

Para el frosting de crema de queso:
350g de azúcar glass
400g de queso de untar (tipo Philadelphia, y que no sea light)
125g de mantequilla (a temperatura ambiente)
1 cucharadita de extracto de vainilla.

Ponemos todos los ingredientes en la batidora y los batimos hasta que formen una crema homogénea y con consistencia.

Para montar el layer cake aconsejo untar la superficie donde vaya a ir con un poco de la crema de queso, para evitar que se mueva. Colocaremos la primera capa de bizcocho, luego una capa generosa de crema de queso, otra de bizcocho, otra de crema de queso, la última de bizcocho y lo cubriremos tanto por arriba como por los laterales con más crema de queso, pero una fina capa esta vez. Lo meteremos así al frigorífico durante un mínimo de media hora y después seguiremos aplicando más crema de queso si queremos que ése sea su acabado o en la tarta de hoy, lo cubriremos con fondant y lo decoraremos a nuestro gusto.

Espero que os guste tanto como me gustó a mí!
Vero.