jueves, 23 de febrero de 2012

Minitarta chunky-monkey

Os preguntaréis a qué viene lo de Chunky-Monkey; bueno, sólo los que no adoréis este helado de Ben & Jerry's... jejeje. Para los que aún no habéis caído en la tentación, os cuento que es una combinación de plátano con trocitos de nueces y chocolate negro, en resumen, un pedacito del paraíso en tu boca! jajajaja Parece un anuncio!! 


Como casi todas las buenas ideas surgió después de haber estado comiéndome una tarrina de este maravilloso helado con un amigo, y claro, mi cabeza entró en funcionamiento en cuanto se terminó y sentí que tenía que reproducir ése sabor en un bizcocho para poder hacer cualquier cosa con él, desde una tarta a cupcakes o cakepops... pero que tuviese la forma que tuviese supiese a plátano del de verdad, nada de aromas artificiales, y con trocitos de nueces y chocolate! Qué emoción, nueva receta!!



Busqué en unos cuantos libros, y al final, como ninguna receta me acababa de convencer, terminé haciendo mi propia versión; a la cual, aunque parezca increíble y sepa que esto sólo pasa una vez de cada mil, no le cambiaría ni un gramo de nada!! Sólo os diré que se ha convertido en mi nueva receta favorita, desbancando incluso, al red velvet!!! Increíble, pero cierto!





















Como no me quiero enrollar más, os dejo mi receta y os invito a que la probéis en cuanto tengáis oportunidad :)

P.D.: Las cantidades que pongo dan para ésta mini-tarta de 10cm de diámetro y para un bizcocho de 20cm (que está a buen recaudo en el congelador a la espera de ser convertido en mis primeros cakepops!).

Minitarta Chunkey-Monkey:
Bizcocho de plátano, nueces y chocolate:
400g de harina de repostería
2 cucharadas de polvo de hornear o levadura química (Royal)
1 y 1/2 cucharaditas de bicarbonato sódico
300g de azúcar moreno
250g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
160ml de leche
5 huevos
2 o 3 cucharaditas de extracto de vainilla (a tu gusto)
4 plátanos de Canarias batidos
un puñadito de nueces picaditas (también al gusto)
100g de pepitas de chocolate negro (opcional, según cómo cubramos la tarta)


Precalentamos el horno a 170ºC. Engrasamos y enharinamos los moldes o utilizamos un desmoldante (esto en gustos, como todo). 
Mezclamos la harina con la levadura química y el bicarbonato sódico, lo tamizamos y lo reservamos. Mezclamos la leche con el extracto de vainilla y lo reservamos también.
Batimos la mantequilla con el azúcar a velocidad baja al principio y luego a velocidad media hasta que quede una mezcla cremosa y más blanquecina; añadimos los huevos, uno a uno hasta que estén bien mezclados y después agregamos los plátanos batidos; cuando tengamos todo perfectamente integrado iremos añadiendo, a velocidad baja un tercio de la mezcla de harina, luego otro de la de la leche, y así sucesivamente hasta terminar los ingredientes. Agregamos las nueces picadas y las pepitas de chocolate y con la espátula de silicona las distribuimos por la masa con movimientos suaves y envolventes. Vertemos la mezcla en los moldes, rellenando 2/3, como máximo, de los mismos. Horneamos el de 10cm unos 20-25min. o hasta que la brocheta salga limpia. El de 20cm tardará en torno a 50-55min. o algo más, según el horno. Dejamos reposar los bizcochos en los moldes durante 10 minutos sobre la rejilla, y después los desmoldamos con cuidado, y los dejamos que terminen de enfriarse en la rejilla.

En esta ocasión los rellené de una crema de merengue suizo de vainilla, que le da un toque cremoso y suave a éste bizcocho; la receta la podéis ver aquí, lo único que varía es que ésta no lleva mermelada de cerezas. Y para terminar la tarta, la cubrí con fondant de chocolate negro, de la marca Satin Ice, que está muy rico. Recomiendo no agregar las pepitas de chocolate si váis a utilizar el fondant de chocolate. El resto de la decoración, está hecha con fondant de vainilla teñido de azul celeste de Americolor; son petunias y flores de hortensia. 



Besines y espero que os guste ésta versión minitarta chunky-monkey! 
Vero.

  



domingo, 12 de febrero de 2012

Mis primeras galletas decoradas: Feliz San Valentín !!

Siguiendo con la temática predominante en estas fechas, os traigo mis primeras galletas decoradas!! Por fin he decidido lanzarme al mundillo de las galletas decoradas, y si Bea (de El rincón de Bea) decía que sólo un 5% de los que leyesen su post sobre cómo hacer galletas decoradas las harían finalmente, me siento orgullosísima al decir que formo parte de ése reducido grupo!!! Y menos mal que soy cabezota y perseverante, porque de lo contrario, os prometo que las habría tirado por la ventana!! jajajaja

Galletas para San Valentín!
Esta entrada quiero que sea una entrada de agradecimiento, y no voy a poner la receta de la masa de las galletas porque es la receta original de Bea, pero con extracto de naranja. La glasa, como para mis primeras galletas decoradas me parecía una locura ponerme a buscar recetas, y hacerla encomendándome a todos los dioses para que me saliese decente, decidí comprar un paquete de un preparado de Royal Icing de Funcakes, y sólo me limité a seguir las instrucciones del paquete añadiendo más agua o preparado según iba cambiando la textura de la glasa y conseguía la que me parecía adecuada. 
El diseño de las galletas sí que ha sido de mi propia cosecha y me encanta el colorido final que quedó y el hecho de que no sean demasiado recargadas. Conseguí que el rojo me quedase rojo, rojo!! Y terminar las galletas con la cabeza bien alta!! 










Y todo gracias a los consejos de Vanina, de Viva la Tarta, y a su empuje para que lo intentase! Mil gracias, Vanina!!! Ah, y gracias también a las chicas de Mensaje en una galleta, que también me han echado un cable con alguna dudilla... jejeje, sóis todas geniales!!!
Bueno, y por fin, os puedo presentar "oficialmente" a mi Kitchen Aid, que es roja, como no podía ser de otra forma, porque como ya os habréis dado cuenta, me encanta el rojo!!  


Por cierto, aún no tiene nombre...
Haciendo la masa de las galletas

Lo curioso de decorar galletas es que me ha resultado adictivo. Una vez que empecé, quería seguir decorando y cuando me quedaba un tipo de galletas por decorar, me acordé de unas galletas preciosas que había visto a través de enlaces publicados en Facebook, y que ya no consigo localizar, pero seguro que cuando las veías sabéis de cuáles os hablo, (si alguien sabe de quién es la idea de las galletas bordadas, o de ganchillo, o no sé cómo llamarlas, que me lo diga para ponerlo, por favor), y pensé: y por qué no lo voy a intentar? Así que me armé de paciencia y manga pastelera y me puse a ello!! 




Entre unas cosas y otras, me he pasado 4 días con las galletas, pero volveré a repetir pronto! Me ha encantado y están taaaan ricas!!! 

Hasta aquí mi primera aventura con las galletas decoradas! 
Gracias por leerme y por vuestros comentarios!! 
Besines,
Vero.

jueves, 2 de febrero de 2012

Tarta de rosas rojas: se acerca San Valentín...

Qué haces cuando has hecho una mini-tarta de chocolate y whisky por antojo y de repente se te ocurre que también tiene que estar rellena de crema de merengue suizo y que tiene que tener todas capas que seas capaz de cortar?? Pues yo os contesto: te vuelves loca y terminas haciendo ésa tarta que te obsesionaba desde hace más de un año, cuando viste el diseño por primera vez en alguna web que no eres capaz de recordar!! 

 Tarta de rosas!!! pero éstas rojas, que ya llega San Valentín!!

Esta versión, porque es una versión aunque no sepa de quién es el diseño original (disculpas para la creadora por no lograr recordarlo), roja, como todo lo que invade los blogs reposteros y los escaparates en estos días es, además, mini! La hice para estrenar el último molde de PME que compré, de 10cm de diámetro, así que está genial para compartir con tu pareja (si no coméis otra cosa porque llena muchísimo! jejeje).


Y como no soy muy sanvalentinera, pues no me voy a enrollar mucho. Sólo comentaros que el relleno es de swiss meringue buttercream de vainilla y que las rosas también son de crema de merengue suizo pero de cereza. El resultado fue un bizcocho suave y esponjoso con la cremosidad y jugosidad que aporta siempre el swiss meringue buttercream a las cinco capas que conseguí cortar al final ;) Mi primer layer cake de 5 capas!!!





Aquí queda mi mini versión de la tarta de rosas. Seguro que en breve la repito! 

Tarta de rosas rojas:

Para el bizcocho (de 10cm, me salió bizcocho y medio... no me preguntéis qué pasó con el medio, jejeje):
100g de harina de repostería tamizada
1 y 1/2 cucharaditas de levadura química o polvo de hornear (tipo Royal)
80g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
2 huevos M 
70g de azúcar moreno
40g de chocolate negro de cobertura
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de leche
1 cucharada de whisky, o más según lo cargadito que lo queráis.

Precalentamos el horno a 170º. Engrasamos y enharinamos el molde, o usamos un spray desmoldante, eso a nuestro gusto. Batimos la mantequilla con el azúcar moreno hasta que esté bien cremoso, vamos añadiendo los huevos uno a uno. No añadimos el siguiente hasta que el primero esté bien incorporado. Añadimos el chocolate que previamente habremos fundido, con cuidado de no pasarnos de tiempo, en el microondas o al baño maría. Mezclamos la harina con la levadura en polvo y la tamizamos. Mezclamos la leche con el extracto de vainilla y el whisky y lo reservamos. Agregamos a la masa la mezcla de la harina, sólo la mitad, después la mitad de la mezcla de la leche, cuando se incorpore pasamos a añadir la otra mitad de los ingredientes secos y por último lo que nos queda de los líquidos. Batimos lo justo para que se integren bien. Vertemos la masa en el molde hasta llenar como 2/3 partes. Horneamos durante unos 20 minutos o hasta que al pinchar la brocheta salga limpia.

Para la crema de merengue suizo (o swiss meringue buttercream):

9 claras pasteurizadas (las podéis encontrar en Mercadona)
350g de azúcar blanquilla
530g de mantequilla (a temperatura ambiente)
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 cucharada de confitura de cereza negra (a mí me encanta la de Hero)

Calentamos las claras y el azúcar al baño maría, removiendo con la varilla para que el azúcar se disuelva totalmente, sin dejar que hierva el agua para que no se nos queme. Nos costará unos 4-5 minutos a unos 60ºC. Si no tenemos termómetro específico de cocina, ése punto lo alcanza cuando al meter el dedo podamos aguantar el calor sin quemarnos y notemos que los gránulos del azúcar se han disuelto. Retiramos del fuego y montamos hasta obtener un merengue blanco y brillante, que haga picos. Si durante el proceso no se ha enfriado el merengue, esperaremos a que lo haga (no se baja), lo pasaremos con cuidado al bol de la batidora e iremos añadiendo la mantequilla (cortada en cubitos) poco a poco a velocidad media-alta y añadiremos el extracto de vainilla; seguiremos batiendo pasando el momento en el que parece que se ha cortado la crema y cuando vuelva a ligar y esté cremosa pararemos la batidora. Dividimos la crema en dos partes. Reservaremos la que ya tenemos con sabor a vainilla para el relleno. A la otra mitad le añadiremos la mermelada de cereza y el colorante rojo en gel o pasta y seguiremos batiendo hasta que quede del color que queremos. Ésta mitad la usaremos para cubrir la capa exterior del bizcocho y hacer las rosas, con la boquilla 1M de Wilton.
Pondremos el bizcocho, una vez horneado y enfriado en la rejilla, envuelto en film transparente en la nevera durante toda la noche. Al día siguiente lo sacaremos, lo cortaremos en las capas que queramos, y lo podremos rellenar con la crema de merengue suizo (que recomiendo hacer ése día, y si la tenemos hecha del día anterior, habrá que volver a batirla para que vuelva a conseguir su consistencia) y decorar haciendo las rosas por toooodo el bizcocho.

Feliz día de los enamorados con un poquito de adelanto!!
Vero.