miércoles, 18 de enero de 2012

Cookies de avena, chocolate y crema de cacahuete... sin hornear!!!

Habéis leído bien: Sin hornear!



Hace algún tiempo estuve viendo recetas de cookies en algunos blogs americanos, que para algo son los reyes de las cookies, y en algún sitio recóndito de mi cerebro debió quedar guardada la idea de hacer esta receta por varios motivos: me encantaban los ingredientes, y me pareció muy fácil para cuando "necesitas" algo dulce y no tienes tiempo. ;)


Así que me vi en el súper presa total de un antojo de estas cookies, comprando copos de avena y crema de cacahuete... el resto de los ingredientes ya los tenía. jejeje
Siguió pasando el día, y yo venga a pensar en las dichosas cookies y sin tiempo para hacerlas... así que al final, casi la 1 de la madrugada me puse a hacer las dichosas galletitas!! jajajaja
Creéis que estoy volviéndome loca? Si así fuese, creo que ya no tiene remedio, porque me parecieron tan ricas que ya estoy pensando en la siguiente receta de cookies, pero esta vez con un poquito más de trabajo, que hay que hornearlas ;)

 




Pues aquí os dejo la receta de mi última locura-antojo de la semana. Espero que os gusten y que las hagáis, que esta vez no hay excusa, ni de tiempo, ni de conocimientos de repostería ni de nada!! ;)



Cookies de avena, chocolate y crema de cacahuete sin hornear:
(Receta adaptada de Brown Eyed Baker)

1/4 de taza de mantequilla sin sal
1 taza de azúcar blanquilla
1/4 de taza de leche
2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (Valor o similiar)
1/4 de taza de crema o mantequilla de cacahuete
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 taza y media de copos de avena

Ponemos la mantequilla sin sal, el azúcar, la leche y el cacao en polvo en un cazo y lo llevamos a ebullición mientras removemos para que se disuelva el azúcar y se mezcle todo bien. Lo dejamos hirviendo y removiendo durante 1 minuto.
Lo retiramos del fuego y añadimos la crema de cacahuete y la vainilla, removemos hasta que esté cremoso y luego añadimos los copos de avena y seguimos removiendo hasta que estén bien integrados.
Tendremos preparado papel encerado, del de hornear, sobre la encimera de la cocina o una mesa. Vamos cogiendo masa con un par de cucharas y ponemos montoncitos, dándoles forma de galleta según los vamos poniendo encima del papel. Los dejamos enfriar durante una media hora hasta que estén firmes y...  tachan!!! galletas listas para comer!!

Se conservan perfectamente a temperatura ambiente en un tupper durante una semana, pero os aseguro que no van a durar tanto... jejeje.

Por cierto, con estas cantidades, a mí me salieron 15 galletas tirando a grandecitas.

Besines y buen provecho!
Vero.