domingo, 2 de diciembre de 2012

Tarta de dinosaurio

Otro año más que pasa para mi sobrino mayor, que ya ha cumplido 5 añazos!!! Y es que 5 años ya es de mayor!! jajaja. Se ha pasado todo el año pensando en cumplir los 5 y había que hacerle una tarta para celebrarlo, cómo no! 


Después de investigar y saber que ahora está toooodo el tiempo jugando con dinosaurios, sólo con dinosaurios, estaba claro que la temática de la tarta tenía que ser ésa.




Aproveché algunos de mis nuevos conocimientos adquiridos en el curso de bizcochos y rellenos de Cakes Haute Couture y me decidí por hacer un remake de una receta de bizcocho de vainilla de Sweetapolita, que al final no tenía naaada que ver con la suya, pero bueno, la idea surgió de aquélla y de saber ahora más cómo modificar ingredientes en una receta. El bizcocho de vainilla terminó convirtiéndose en un bizcocho camuflaje: marmolado de chocolate y vainilla teñida de verde.




Estaba buenísima. Mis sobrinos terminaron comiéndosela a puñados, literalmente. No os digo más!! 

Bueno sí, que os animéis a hacerla porque triunfará en cualquier ocasión, sobre todo si hay peques ;) 




Bizcocho marmolado de vainilla y chocolate: 
( Con masas y a lo loco)

- 320g de harina de repostería
- 40g de cacao en polvo sin azúcar (Valor o similar)
- 400g de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 sobre de levadura química o polvo de hornear (Royal, etc..)
- 230g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 300ml de buttermilk
- 4 huevos L a temperatura ambiente
- 2 cucharaditas de pasta de vainilla de calidad

Engrasamos los moldes (yo usé 2 de 20cm) y precalentamos el horno a 175ºC. Tamizamos los ingredientes secos en 2 boles, quitando 40g de harina a uno de ellos y cambiándolos por el cacao en polvo.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y esté espumosa, agregamos los huevos batiendo hasta que estén completamente integrados. Mezclamos el buttermilk con la vainilla, dividimos en 2 vasos y reservamos. Pesamos la mezcla de la mantequilla con el azúcar y los huevos y la dividimos en dos boles. Vamos agregando la mezcla tamizada de harina en una de las mitades, alternando con otra de las mitades de buttermilk y mezclamos hasta que esté integrado y no más. Y la que contiene el cacao con la otra mitades de buttermilk sobre la mitad de mantequilla que teníamos reservada. Así conseguiremos dos masas, una de vainilla y la otra de chocolate. La de vainilla la podemos teñir de verde (yo usé el gooseberry de Sugarflair).
Alternamos las mezclas en los moldes, intentando poner la misma cantidad de ambas mezclas en ambos moldes, y creamos el efecto camuflaje. Horneamos durante 30 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar la brocheta salga limpia.

Ganache de chocolate blanco:

2 partes de chocolate blanco por 1 de nata espesa.

Aquí no os doy pesos, porque depende de la cantidad de relleno, capas y cobertura que queráis hacer. Sólo tenéis que tener en cuenta la proporción.
Hervir la nata, dejarla atemperar batiendo con una varilla. Derretir el chocolate y agregar a la nata. Mezclar hasta que esté brillante y homogéneo. Luego lo montaremos con la KA o similar, con el globo o varillas, y dejaremos que repose a temperatura ambiente un día entero para que coja la textura adecuada.

Montar la tarta y decorar como más nos guste. Para ésta tarta utilicé un kilo de fondant de vainilla (entre modelado y cubierta) y lo teñí del mismo verde en distintas intensidades. Los efectos marrones están hechos con colorante en polvo color chocolate de Rainbow Dust.

Espero que os guste. 

Besotes a tod@s!!
Vero.