lunes, 8 de abril de 2013

Mini layer cake de vainilla, fresas y mascarpone: Ya estoy aquíii!!!

Por fin tengo tiempo de ponerme con el blog!! 
Ya no sé ni cuánto tiempo llevaba sin publicar algo... 

Mini layer de vainilla, fresas y mascarpone



No penséis que durante todos estos meses no he horneado nada, eso sería imposible! Lo que no he podido ha sido hacer fotos con la cámara (que alguna he hecho con el móvil y ya las habréis visto en Facebook o en Instagram), y ponerme a redactar las entradas en el blog. 



Os pongo al día. Últimamente estoy obsesionada con el blog de Sweetapolita, así que tras muchas horas de estar babeando con sus recetas, pensé que quería hacer algunas de ellas y como para mí es casi imposible dejar una receta como la original, su vanilla blackberry-mascarpone cake terminó derivando en mi minilayer de vainilla, fresas y mascarpone. Al final no utilicé ninguna de sus recetas para las cremas y me salió una receta totalmente personal. Muy fácil y riquísima!! Aviso: terminas comiéndote la crema de mascarpone a pelo! ...o sobre galletas digestive! jajajaja 


El aviso está dado. Luego no me digáis que habéis engordado un par de kilos por mi culpa! :P




Os dejo la receta que me pedíais por Facebook. Animaros con ella, no os defraudará!!

Minilayer cake de vainilla, fresas y mascarpone


Para el bizcocho:
(Adaptado de Sweetapolita)
140g de harina de repostería (no leudante)
8g de levadura química (Royal, etc...)
1/2 cucharadita de sal
150g de azúcar
120ml de leche entera
2 claras de huevo
1 huevo entero
2 cucharaditas de vainilla en pasta o extracto o más según vuestro gusto
85g de margarina

Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente y los secos (harina, levadura y demás) los tamizaremos y reservaremos.

Precalentamos el horno a 175º y engrasamos dos moldes de 10cm.
En un bol mezclamos las claras, el huevo, la vainilla y un par de cucharadas de la leche. Reservamos.
Ponemos la mezcla que teníamos tamizada junto con el azúcar en el vaso de la KA y lo mezclamos junto con la margarina a velocidad baja. Añadimos la leche que quedaba y batimos unos segundos más. Cuando esté mezclado agregamos la mezcla de huevos, leche y vainilla en tres veces batiendo a velocidad media. Es una masa bastante líquida pero cuece y sube fenomenal.
Repartimos la masa por igual en ambos moldes y horneamos durante 20-25 minutos hasta que al pinchar con la brocheta salga limpia.
Dejar enfriar los moldes sobre la rejilla 10 minutos y desmoldar. Dejar enfriar dándoles la vuelta, es decir, que queden apoyados sobre el lado plano, hasta que estén totalmente fríos.

Frosting de mascarpone y fresas o vainilla:
(Con masas y a lo loco)
250g de queso mascarpone frío
1 taza (225g) de icing sugar 
80g de mantequilla a temperatura ambiente
1 cucharadita de pasta de fresas o 2 cucharaditas de pasta de vainilla (según el sabor que queráis)

Batir la mantequilla hasta que esté cremosa. Añadir el queso mascarpone y seguir batiendo. Agregar el icing sugar, cubrir bien la KA con un paño húmedo (gracias por el consejo, Alma! ) para que no se os ponga toda la cocina hecha un desastre y batir hasta que tengáis una crema homogénea. Agregar la pasta elegida para darle el sabor que queráis y volver a batir hasta que esté bien integrada.

Cortaremos los bizcochos en varias capas (según lo que queráis conseguir). A mí con estos dos me salieron 2 minitartas de 3 capas cada una. Los rellenaremos con el frosting de mascarpone y en cada capa pondremos fresas (lavadas, perfectamente secas y cortadas). Cubriremos toda la minitarta con más frosting y luego la decoraremos como más nos guste. Esta vez utilicé la manga con boquilla redonda del 12. 

Al llevar frosting de queso y fruta fresca, la minitarta debe consumirse en un par de días y estar guardada en la nevera. Os recomiendo que la saquéis una media hora antes de consumir.



Espero que os guste!!
Besotes y gracias por seguir ahí después de tanto tiempo!! :)

Vero.